Hoy un truco muy sencillo para conseguir unas patatas fritas crujientes y sabrosas.

  • Una vez peladas y cortadas las patatas, mételas en agua durante aproximadamente 20 minutos o media hora, puedes llenar un bol de agua y dejarlas sumergidas, asegúrate de que el agua cubre todas las patatas. De esta manera soltarán el almidón (al retirarlas del agua verás que el agua está blanquecina).
  • Pasado este tiempo retíralas del agua y seca muy bien las patatas antes de freírlas para que no salte el agua con el aceite (con un paño o papel absorvente).
Patatas fritas crujientes

Patatas fritas crujientes

¡¡Prueba y verás!!